26.5.15

Hermanos con alguno de sus miembros con alguna discapacidad

Otro tipo de fratría que ha sido estudiada es aquella en la que uno de los hermanos tiene algún tipo de discapacidad. Existen algunas variables que pueden influir en las vivencias que tiene un hermano acerca de la discapacidad como son: el género, el orden de nacimiento, el numero de hermanos, la edad, la diferencia de edad, las características personales, el tipo de discapacidad y el grado de afectación, la manera en la que los padres y otros familiares se adaptan a la discapacidad, la forma en que se organiza la familia, la Comunidad donde viven, la clase socioeconómica, la raza, la etnia, la religión o la cultura (Ribas,2007). 

El vínculo del hermano con el niño con discapacidad siempre está dependerá de las relaciones entre padres e hijos. 

La diferencia de tener sentimientos hostiles y celos está en que en estos hermanos los sentimientos están marcados por una gran culpa. Otras veces, cuando los niños son pequeños y fantasean, pueden creer que la discapacidad es su responsabilidad. Intentan reparar esta culpa siendo excesivamente vigilantes y protectores, renunciando o saboteando su propio desarrollo personal. 

Suelen ocultar sus sentimientos como la tristeza, la hostilidad, la agresión y necesidades para no preocupar a sus padres. Sienten que deben “restablecer el narcisismo familiar herido siendo maduro, brillante, competente, en un intento compensatorio del malestar causado por el otro”. (p.9) Se compromete en un pacto de lealtad que puede bloquear su proceso de diferenciación y de estructuración de su propia identidad (Nuñez, 2008). 

Algunas investigaciones indican que la convivencia les ha hecho ser mejor personas, que tengan mayor empatía, amor, sentido de la justicia social, defensa de quienes lo necesitan, lealtad, comprensión y aceptación de la diferencia y aumento de la tolerancia (Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. ,2010). 

Potenciar un ambiente de convivencia positivo es muy deseable también para el buen desarrollo del hermano con discapacidad. También puede ayudar a conseguir que la fratría adquiera un rol reestructurador y pueda ser un recurso para el futuro (Scelles 2003 citado en Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C., 2010) 


Algunos hallazgos importantes que exponen Ribas (2007) son: 

El autoconcepto fraterno no es diferente de los niños que no tienen un hermano con discapacidad intelectual.

No se han encontrado diferencias en problemas de conducta

• Hay estudios que detectan depresión y soledad fraterna y otros que no, en hermanos de personas con autismo. 

• Algunos estudios hallaron que los hermanos en edad universitaria tenían un locus de control elevado, es decir, creen que lo que hacen depende de ellos, otros no encuentran diferencias en la autoeficacia. 

• La mayoría de los hermanos mantienen relaciones positivas, confortables y satisfactorias.

• Los hermanos de niños con discapacidad intelectual informan menos de sus conflictos en la relación. 

Suelen asumir papeles dominantes ya que ayudan, enseñan y manejan a sus hermanos. Pueden plantear problemas de conducta, ansiedad y menos interacciones positivas con sus hermanos. 

• A madres más negativas, mas conflictos entre los hermanos y mas ansiedad y depresión en el hermano sin discapacidad intelectual. 

Una de las intervenciones con mas éxito según Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. (2010) son los grupos de apoyo o talleres de hermanos. Pueden ser un buen espacio para expresar emociones, para ser reconocidos, para integrar y elaborar los aspectos más difíciles” (p.28) Es importante poder trabajar algunos sentimientos como el odio, la vergüenza o el aislamiento en estas intervenciones que no pueden compartir con otros (Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. , 2010).

19.5.15

Contrato hijos-padres sobre el uso de dispositivos como el movil, tablets, ordenadores...

Llevábamos tiempo pensando en escribir sobre los adolescentes y niños y los dispositivos con conexion a internet, pero esta semana  el Cuerpo Nacional de Policía ha lanzado una propuesta: Hacer firmar un contrato entre padres e hijos. No solo desde la policía se ha propuesto esto, psicólogos, educadores, etc…también lo están proponiendo. En la entrada de hoy os enseñamos posibles puntos de un contrato. Nos parece una buena técnica. El uso de las nuevas tecnologías es relativamente nuevo y las reglas aun no se han interiorizado.



Os mostramos el contrato de la policía con algún comentario: 

1. Empezará a usar el nuevo terminal con alguno de los padres y lo configurarán conjuntamente, además de hacer la instalación de apps y/o programas o juegos, tratando de tener las que se vayan a usar o pueden ser útiles, no más. 

No todos los padres dominan las nuevas tecnologías. Así que cumplir este punto puede resultar difícil. Se puede buscar alguien de confianza, un sobrino, un amigo, etc… 

2. Si el nuevo propietario del gadget es aún pequeño, se instalarán filtros parentales, de común acuerdo. En cualquier caso, instalará antivirus... y siempre se tendrá cuidado al abrir links extraños o instalar programas o archivos de fuentes no fiables, para evitar que le cuelen malware. Padres y el nuevo usuario instalarán apps rastreadoras de móvil y Tablet y que permitan gestionar y recuperar su contenido en caso de extravío; parches, tiritas o mero celo para tapar la webcam y así prevenir el uso ajeno de la webcam en ordenadores y portátiles... 

Enseñar a tus hijos a discriminar entre links fiables o no fiables, lleva de nuevo a la condición de tener ciertos conocimientos sobre internet. Sería hora de volver a buscar a la persona de confianza que ayude a los padres. 

3. Se compromete ante sus padres desde un principio a usar el móvil cumpliendo siempre las normas legales y las normas del centro escolar (si lo permite), así como de cualquier otro recinto o entidad que las marque en su tiempo libre. 

Totalmente de acuerdo con este punto. 

4. El nuevo usuario se compromete a también a cumplir desde el principio unas normas de uso responsable, inteligente y respetuoso/educado hacia los demás en casa. El nuevo usuario demostrará que es lo suficientemente mayor como para respetar el horario, espacios y momentos en los que se puede utilizar el nuevo aparato (posible acceso a él en la mesa o no, ruidos en espacios comunes, distracción con él en ocasiones especiales escolares o familiares, normas de educación y saber estar...) 

Estas reglas deberían concretarse más. Entendemos que este contrato es una guía. 

5. El nuevo usuario asume que, hasta que no sea un poco más mayor, sus padres o mayores de confianza conocerán siempre los códigos de acceso y contraseñas de su nuevo gadget y de mail, páginas, juegos, fotos y vídeos, apps... para su posible supervisión en seguridad, privacidad e imagen adecuada y respetuosa del contenido y acciones que este realiza. Además, el nuevo usuario de gadgets y ordenadores los utilizará en espacios comunes o fácilmente accesibles a los adultos. 

6. Los padres se comprometen a no leer o supervisar más que la estricta comprobación, respetar la intimidad del nuevo usuario con sus amigos REALES y entender que tiene su propio espacio para hablar de sus temas con sus contactos, siempre que se respeten las normas y a los demás. 

Uniríamos el punto 5 y 6. Creemos que es esencial conocer su contraseña, pero para casos concretos. Su intimidad es importante. El solo hecho de conocer su contraseña y la posibilidad de que los padres puedan ver el contenido de su móvil le frenara a hacer cosas que no debe. 

7. El nuevo usuario y sus padres entenderán que este acompañamiento y control inicial se irá relajando según este vaya creciendo y mostrando su responsabilidad y prudencia en el buen uso de la tecnología e Internet. A cada edad le corresponde una seguridad.

Este punto es muy importante. La revisión de los contratos. Nosotras marcaríamos una fecha concreta. Por ejemplo, un año de duración. 

8. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram...), como otras plataformas online, tienen marcadas una edad mínima (13 o 14) por algo: o esperas a tenerla... o deberías compartir ese perfil con alguno de tus padres... 

Las redes sociales son muy importantes para su socialización. En la mayoría de los casos si no está conectado a la red social de sus amigos, esta fuera del círculo. Pero esto no significa que tenga total libertad en su uso. Hay que enseñarles un buen uso. Si hay alguna foto que no dejarías ver a tus padres, menos a amigos de tus amigos. Por lo que estamos de acuerdo. 

9. En sus relaciones online (redes sociales, webs, foros, juegos en Red...), el nuevo usuario no agregarás a nadie que no conozcas en tu vida real... Desconfiará de todo lo que le cuenten y evitará facilitar datos personales a cualquiera. 

Juntos pueden inventarse un nombre para juegos en red. Es muy importante no dar datos personales. Entendemos que hay juegos donde juegas con personas que no conoces, para ello se debería prohibir el uso de imágenes reales para las fotos del perfil y cualquier nombre real. Los padres deben vigilar las conversaciones tanto en chat como orales que pudiesen tener para guiar a sus hijos en lo que deben o no deben hablar. 

10. En caso de tener problemas, dudas o ser acosado por cualquiera a través de Internet, el usuario se lo dirá a sus padres, para buscar una solución a la situación. Si fuera en el ámbito escolar, se hablará con los responsables docentes. Y si fuera una situación grave, los padres podrán consultarlo o denunciarlo ante la Policía. 

Totalmente de acuerdo. 

11. El nuevo usuario del móvil se compromete a no tomar ni compartir ninguna foto íntima o que a sus familiares no le fuera a parecer apropiada... En caso de que le llegue alguna ofensiva o dañina para alguien, la borrará y exigirá que no se reenvíe. 

Totalmente de acuerdo. 

12. El nuevo usuario dejará por las noches cargando el móvil, tablet y demás aparatos en una zona común de la casa y no se los llevará a la cama. 

Creemos que es importante establecer unos horarios de uso. No solo a la hora de dormir. El horario del estudio seria otro límite que se debería establecer. 

13. El nuevo usuario se compromete a no utilizar Internet o móvil para acosar, humillar, ofender o molestar a ningún compañero de clase, vecino o conocido. Y no será cómplice de esas acciones de ciberacoso, ni por reenviar ni con su silencio: pedirá a sus contactos ese mismo respeto para todos. 

14. El nuevo usuario evitará compartir material ofensivo, contra la intimidad o inapropiado en los grupos de whatsapp: si es mayor para usarlo, también para respetar a la gente. 

15. El nuevo usuario conocerá cómo funciona, qué riesgos y qué condiciones de uso tiene cada app, juego, programa y posibles costes añadidos, para evitar sorpresas” 

16. El nuevo usuario ha leído detenidamente este manual de uso/acuerdo con los padres y entiende todas las responsabilidades que conlleva, no solo las ventajas. Al firmarlo, las asume y se compromete a cumplirlas. 

17. El nuevo usuario atenderá SIEMPRE las llamadas de sus padres para saber que está bien. 

Matizaríamos este punto. No siempre se puede coger el móvil, pero siempre se puede devolver la llamada. Añadiríamos que si el usuario sabe que va a estar en un lugar sin cobertura o se va a quedar sin batería deberá avisar. La responsabilidad de llevar el móvil cargado seria un punto a añadir. 

18. El nuevo usuario será el que domine la tecnología Y NO AL REVÉS: evitará adicciones y la conexión permanente o adictiva a un chat, foro, juego... ¡Conéctate a la vida real! 

19. La utilidad, respeto y uso inteligente, legal, responsable, seguro, privado y racional de la tecnología priorizarán cualquier decisión respecto al nuevo gadget.

Añadimos algunas normas que hemos encontrado en un artículo de Janell Hoffman, madre de un niño, al que le sugirió estas normas: 

1. Si se cae en el baño, se golpea contra el suelo o se esfuma en el aire, eres el responsable de los costes de sustitución o reparación. Corta el césped, haz de canguro, ahorra dinero de tu cumpleaños. Si ocurre, tendrás que estar preparado. 
2. Apágalo, siléncialo, déjalo a un lado en público. Especialmente en restaurantes, en el cine o mientras hablas con otro ser humano. No eres una persona maleducada, no dejes que el iPhone cambie 
3. No hagas tropecientas fotos o vídeos. No hay necesidad de documentarlo todo. Vive tus experiencias. Quedarán registradas en tu memoria toda la eternidad. 
4. Bájate música que sea nueva o clásica o diferente de la que millones de tus semejantes escuchan, que es siempre lo mismo. Tu generación tiene un acceso a la música mayor que cualquier otra en la historia. Aprovéchate de ese regalo. Expande tus horizontes. 
5. Practica juegos de palabras, puzzles o rompecabezas de vez en cuando.
6. Mantén tus ojos arriba. Observa el mundo que sucede a tu alrededor. Mira por la ventana. Escucha a los pájaros. Date un paseo. Habla con un desconocido. Pregúntate sin buscar en google. 
7. Te harás un lío. Te quitaré el teléfono. Nos sentaremos y hablaremos sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo siempre estamos aprendiendo. Estoy en tu equipo. Estamos juntos en esto. 

Nos gustaría poder hacer nosotras un contrato, ¿nos ayudas con tus sugerencias?

15.5.15

Día internacional de la familia

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones no hay dos familias iguales, cada una tiene sus características y peculiaridades. Hoy nos centraremos en los diferentes tipos y función de cómo centran los padres y madres la educación de los hijos y de la relación que tienen con ellos. 



1. Primero nos fijamos en el grado de control que las madres y padres ejercen sobre sus hijos. Hay familias que quieren controlar todo lo que los hijos e hijas hacen, e influir en el comportamiento de sus hijos sin ofrecerles autonomía. En el otro extremo estarían las familias que no ejercen control alguno. Tan malo es controlar mucho como no controlar nada. 

2. Fundamental es la comunicación que hay entre progenitores e hijos. Hay familias con una comunicación fluida, los padres explican el por qué de los castigos, escuchan y piden opinión a sus hijos. En el polo opuesto están las familias poco comunicativas que no piden opinión a los hijos e hijas. Se debe tener cuidado con dar demasiadas explicaciones o dar explicaciones que no alcancen el grado de desarrollo del hijo/a. 

3. El tercer aspecto a tener en cuenta sería el nivel de exigencia con respecto a los hijos. Algunas familias son muy exigentes con sus hijos. Por ejemplo, respecto a la éxito académico, comportarse de determinada manera en público, etc., mientras otras familias apenas plantean retos a sus hijos. Lo ideal sería marcar unos objetivos alcanzables. Ni muy fáciles de alcanzar ni muy difíciles, ya que ambos resultan desmotivadores. 

4. Por último está la capacidad para expresar afecto y cariño a los hijos. Mientras algunos padres y madres muestran su cariño e interés por el/la niño/a constantemente, otros se muestran más fríos e indiferentes. Hay diferentes maneras de mostrar el cariño y el afecto, pero sin duda, es importante mostrarlo. 

Según la intensidad de estos cuatro factores podemos clasificar a las familias en cuatro tipos: 

Familias autoritarias. Tienen un alto grado de control y de exigencia pero hacen poca demostración de afecto y tienen una pobre comunicación con sus hijos. 

Familias democráticas. Tienen una buena comunicación, son cariñosos con sus hijos y tienen un grado de control y de exigencia alto. 

Familias permisivas. Padres cariñosos y con buena comunicación con sus hijos pero poco exigentes y con poco control sobre ellos. 

Familias negligentes o indiferentes. Poseen niveles bajos en todos los aspectos, es decir bajo nivel de control, poca o ninguna exigencia, baja expresión de afecto y poca comunicación. Este caso es común en familias desestructuradas. 

Cada persona hemos crecido en un tipo de familia, en un contexto cultural y socioeconómico determinado y nos hemos desarrollado en función de nuestras relaciones, con nuestros padres y madres, con los abuelos, con los hermanos, con las amistades que hemos elegido.... 

Cuando somos madres y padres también tomamos prestados los estilos de “ser familia” y ahora tenemos la oportunidad de, si queremos, modificarlos y adaptarlos, crear nuestro propio estilo familiar. 

¿Ya sabes cuál es el tuyo?

5.5.15

Recomendación del mes: "El primer día del resto de tu vida"

"El primer día del resto de tu vida" es una película francesa dirigida por Rémi Bezançon, y protagonizada por una familia de 5 miembros: Jacques Gamblin (Robert, el padre), Zabou Breitman (Marie-Jeanne, la madre), Déborah François (Fleur, la hija pequeña), Marc-André Grondin (Raphäel, el hijo pequeño), Pio Marmaï (Albert, el hijo mayor). Tambien, Roger Dumas (Pierre, el abuelo paterno) juega un papel muy importante.

La película está dividida en 5 días que marcan la vida de cada uno de sus miembros desde la perspectiva de cada uno de ellos.

El protagonista de la primera parte es el hijo mayor, Albert. Albert está marcado por las presiones familiares de ser el hijo exitoso, con una brillante carrera profesional pero con una gran rabia interior, que, en más de una ocasión se convierte en rabia exterior. El día que marca el resto de su vida es el día que se va de casa. Muestran cómo vive cada uno de ellos su marcha. La madre siente lo que en terapia llamamos “Síndrome del nido vacío” es una sensación general de soledad que los padres pueden sentir cuando uno o más de sus hijos abandonan el hogar. El resto de la familia lo ve por una parte, como una oportunidad para ocupar su habitación y por otra parte, como una vacio lleno de buenos recuerdos.

La segunda parte tiene como protagonista a Fleur, la hija pequeña. Su personaje busca sobretodo ser entendida, muestra los miedos de la adolescencia. Su vida está marcada por la pérdida de la virginidad el día que cumple 16 años.

El tercero es Raphaël, el hijo mediano. No sabe dónde está su lugar, así que se dedica a soñar, a imaginar, a intentar cumplir los sueños de sus antecesores. Nos guardamos el día que cambia la vida para Raphaël porque os fastidiaría la película, como también nos vamos a guardar los días de los padres.

La cuarta protagonista es la madre de la familia. Cree cumplida su faceta de madre pero la faceta de mujer se le resiste y para ello quiere volver al pasado, vuelve a estudiar, vuelve a llevar a ropa de adolescente… Nos gusta que en la película hayan mostrado los sentimientos y miedos de la madre como mujer.

El último protagonista es el padre. La manera de relacionarse del padre está muy influenciada por la manera de relacionarse con propio padre. Al principio y si nos quedamos con la superficie, el abuelo nos parecería una persona insufrible y criticona, nada es suficiente para él. Pero si rascamos un poco más, la muerte de su mujer mantiene a este en el pasado. No pudo superar su duelo. De esta manera, Robert busca la aprobación que nunca encuentra en su padre y tambien le cuesta comunicarse.

Nos gusta la manera con la que el director ha jugado con el ciclo vital, con la influencia transgeneracional, con las distintas narraciones que cada miembro de la familia hace y con la estructura de la familia. También nos agrada mucho el final, porque también es un principio. Como veis nos ha encantado la película porque es así como vemos nosotras a las familias que atendemos. Vemos una parte de su historia.

Si queréis ver el tráiler, pinchad aquí.